Tecnologías para Inoculantes

Rizobacter se destaca por la producción de inoculantes de primera calidad para asegurar la FBN (Fijación Biológica de Nitrógeno), proceso indispensable para el desarrollo de los cultivos. Su propuesta comercial incluye desde tecnologías tradicionales hasta las más evolucionadas orientados a prolongar la supervivencia bacteriana como nunca antes se había hecho en formulaciones líquida.

Tecnología Osmo Protectora (TOP

La exclusiva Tecnología TOP ha sido desarrollada en inoculantes de estándar superior ya que promueve un alto rendimiento metabólico y fisiológico de las bacterias, garantizando mayor supervivencia y concentración bacteriana sobre la semilla y el envase. Esto hace posible disminuir el impacto de fungicidas e insecticidas sobre las bacterias, y mejorar sustantivamente el desempeño de los inoculantes.

Tecnología de bio-inducción

Rizobacter ha sido la primera empresa en desarrollar un inoculante bio inductor, una biotecnología que actúa como generadora de señales moleculares que activan de manera temprana procesos metabólicos en las bacterias y las plantas. Esto permite maximizar el crecimiento de las leguminosas, a partir de una actividad rizosférica mayor y una nodulación más efectiva.

  • Estimula, además, la interrelación con distintos microorganismos benéficos del suelo que suman ventajas adicionales a la inoculación.
  • Activa mecanismos de resistencia a condiciones de estrés abiótico (bajas temperaturas, sequías y acidez en el suelo)
  • Induce respuestas defensivas en la interacción con microorganismos nocivos.

Tecnología High Concentration (HC)

Todos los inoculantes desarrollados por Rizobacter incluyen la exclusiva fórmula HC (High Concentration), lo que permite utilizar una menor dosis de aplicación sobre la semilla.

Principales ventajas

  • Fórmula más concentrada y estable.
  • Reducción en la dosis de uso (del 33% al 45% según el producto, respecto a fórmulas tradicionales).
  • Más bacterias sobre la semilla y más resistentes.
  • Simplifica el proceso de tratamiento de semillas.
  • Prolonga la vida útil de la bacteria en el envase.